Dark Legacy of Evard

Llegando a Duponde

Sesión 1

Los aventureros fueron contratados para entregar una carta de parte de Lord Markelhay, el Señor Protector de Fallcrest a un destinatario en la ciudad de Sarthel, siguiendo hacia el sur por la Carretera del Rey, a la mitad de camino y luego de haber entrado al pueblo de Dunponde, se dan cuenta de que las lluvias torrenciales habían dañado los puentes gemelos que se suponía los llevara hacia su destino. Con la promesa de una reparación de los mismos en los próximos dos días, no queda más que esperar, alojarse en el Viejo Búo, hasta que las lluvias amainen y los albañiles de puentes hagan su mejor trabajo.

Ya registrados en la posada del Viejo Búo, entre otros inquilinos que se encontraban en el area común, que también disfrutaban de una merecida cena, oyea a un soldado, que después conocerían como Grimbold, prepararse para salir a sus guardias, a lo que la dueña del establecimiento, Tilda Grenfield, que ya conocían de cuando pagaron por su alojamiento, le dice que de todas maneras hoy cerraría temprano, a razón de no considerar una buena idea que la gente salga muy tarde en una “noche como estas”. Uno de los tres enanos que disfrutaban de una cerveza pregunta a qué se debe esta preocupación y que significaba ese “como estas” al referirse a esa noche en particular, a lo que el guarda responde que se refieren a los fantasmas que rondan en este tipo de noches.

Una figura misteriosa, un aparente estudioso de las artes arcanas, que estaba acompañado por un halfling que parecía ser algún tipo de guardaespaldas, pregunta por un tal Evard, y si sería posible que su fantasma fuera parte de estos mentados seres. Así la conversación fue y vino, entre asombros, miedos, escepticismos y un evidente interés del mago que se identificó como Nathaire. Las historias sobre este poderoso mago especializado en la necromancia Evard, se llevo un rato hasta que uno por uno fueran decidiendo que ya era hora de dormir.

Al poco rato de haberse todos dirigido a sus habitaciones, las señales de que esta no sería una buena noche de sueño, no se hicieron esperar. Una sacudida, una sensación de mareo y malestar como si estuvieran tirando de cada una de sus extremidades en simultaneo, despertó a los heroes. Al abrir los ojos, se dieron cuenta de que algo estaba mal, el ambiente estaba oscuro, un poco más que lo que merecía una noche normal. Las cosas estaban en su lugar, pero a la vez no. Era como si todo hubiera sido movido ligeramente a la derecha … y arriba … y abajo … y luego otra vez a la izquierda. Las paredes parecían levemente torcidas, los marcos de las ventanas no cuadraban, las escaleras no eran rectas, y … abajo alguien gritaba!

Cuando bajaron a ver, se dieron cuenta que lo que antes eran las gárgolas que adornaban la entrada de la posada, ahora eran seres animados que volaban por el area común haciendo desastres y rompiendo cosas, y apenas vieron a los aventureros, atacando a cuanto ser se encontraban en frente. En cuanto empezaron a pelear con estos seres de piedra, se dieron cuenta que un par de sombras se movían por el cuarto, y los atacaban, si, las sombras se abalanzaban sobre las sombras de los propios aventureros para atacarlas y como que alimentarse de ellas.

La batalla no fue muy larga, al final los aventureros, aunque todavía asustados, resultaron victoriosos. Y por suerte los otros se encontraban bien, Harald, el bartender, yacía en el suelo, aturdido, pero en general bien, Tilda había logrado encontrar refugio apenas los monstruos habían salido, y los enanos estaban regresando de una caminata nocturna apenas había terminado la batalla, trayendo noticias de las cosas más extrañas que habían visto en su carrera de regreso.

Examinando un poco más la situación, se dieron cuenta que las luces iluminaban solo una fracción de lo que lo hacían anteriormente, las sombras eran mucho más fuertes, a pesar de la poca luz. De hecho habían sombras que parecían no deber ser, pero ahí estaban. Una sensación de disconfort embargaba a todos los presentes. Nadie estaba seguro de qué estaba pasando. Cuando uno de los presentes, con entrenamiento en las artes arcanas, reconoció lo que estaba pasando, lo que pasó aquí fue una “caída en las sombras” … estamos en el Shadowfell …

Comments

Estuvo buena esa sesion, pense que nos iban apalear pero no nos fue tan mal, en especial io que sigo invicto con la swordmage XD

Llegando a Duponde
 

Creo que descubri mi profesion, larga vida a los defenders, larga vida a los swordmages!! XD

Llegando a Duponde
jpcoto

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.